Historia, tradición y cultura.

Espacio de las artes.


Hospedarse en el hotel, es convivir con la historia y la tradición de nuestro país. Es dormir en las mismas habitaciones en que lo hicieron grandes personajes de la política argentina, grandes artistas y renombrados grandes del deporte.

 

Hotel de la Paz te propone escaparte del ruido del mundo moderno, y despertar con el sonido del campanario y de la plaza.

 

Servicio a la Carta

Atravesar la puerta giratoria de entrada, es introducirnos a la historia sociocultural de nuestra ciudad.

El Hotel nace como una fonda de vascos con cancha de pelota, lo que actualmente es el largo salón de entrada.

Ubicado en un sitio privilegiado, frente a la Basílica Nuestra Señora de Luján, un lugar especial para descansar en familia.

Don Esteban Pascal, adquiere la propiedad que ya había pasado por varios dueños.

En 1880, el Hotel De La Paz era propiedad de Don Agustín Andiarena, quien en esa fecha tenía 70 años de edad.

Años después Don Venerando Rodríguez, que de mucho tiempo conocía ya el hotel, le dio jerarquía de hotel moderno, mejorando las habitaciones y el servicio del gran comedor, mucho antes del principio de las peregrinaciones siendo recordada la atención que dispensó al servicio de huéspedes.

El negocio de billar y fonda con servicio de carruajes era atendido por su hija, Doña Francisca Andiarena de Donadau, y conocida la casa por la "Vasca Francisca".

Desde entonces este hotel ha sido útil por tantos motivos a la historia de Luján.

Luego continuarían los hermanos Gonzáles y los herederos de la finca Beresiarte Andiarena.

Visitado por el Sr. Irineo Legizamo, el Gral. Juan D. Perón y su esposa Eva Duarte, entre otros. Además de brindar servicio a numerosas congregaciones de peregrinos y visitantes de diversa magnitud.

Testimonio del fotógrafo Alberto Hailli

“Al día siguiente que se casaron, Elisa Duarte me llamó y me dijo que tenía que estar al mediodía en el restaurante del Hotel de la Paz, frente a la Basílica de Luján…

Allí estaban Perón y Eva…

Hice las fotos que me pidieron y después me fuí.”

Un poco de historia